El éxito de una empresa va a ser siempre gracias a su equipo, y para que un equipo funcione de la manera adecuada debe haber un líder que le plantee a su equipo los objetivos y las metas; que se encargue también de darles las herramientas necesarias. El reflejo directo de una empresa siempre depende de quien está a cargo de ella.

Si bien es cierto para el éxito no hay caminos cortos, pero existen estrategias de liderazgo que nos pueden facilitar llegar a la meta.

Definir claramente la misión y los valores de la empresa

A la hora de iniciar una compañía, de las primeras cosas que se debe llevar a cabo es crear la misión y los valores de la empresa. El tener estos dos bien claros y definidos nos ayudan a formar la cultura de la empresa.

Es una buena idea incluir a todo el équido a la hora de crear la misión y los valores de la empresa para que así se sientan incluidos y de esta forma el equipo abrace la misión y los valores más profundamente.

Para las empresas que ya tienen estos definidos, es importante que los miembros del equipo de todos los niveles conozcan la misión y los valores a fondo.

Practicar el compromiso operativo completo

Un buen líder está siempre plenamente involucrado en su empresa. A veces algunos líderes pierden el contacto con las piezas fundamentales de sus empresas. Muchos sobre delegan casi todos los trabajos hasta el punto de que carecen de una comprensión clara de lo que está sucediendo a nivel interno y no son capaces de tomar las decisiones correctas de alto nivel para la empresa.

Los que interactúan directamente con los clientes usualmente son los trabajadores de primera línea. A veces se puede perder en el camino algunos datos o pequeños detalles cuando los líderes confían en su equipo ejecutivo para encontrar información de primera línea.  Un  buen líder sabe exactamente lo que está sucediendo en todos los niveles de su empresa.

Comunicarse regularmente y directamente con los trabajadores de primera línea y escuchar atentamente es un compromiso que un buen líder debe adquirir. Y  hacer preguntas a los trabajadores de primera línea como “¿Te sientes apoyado?” o “¿Qué podemos hacer para mejorar y brindarte más apoyo?”

Haz el amor con los números

Los líderes deben reunirse constantemente con sus equipos de números para asegurarse de que “están haciendo el amor con sus números” y que se reflejan en el rendimiento financiero de la empresa. Los líderes deben revisar sus números diariamente y tener objetivos financieros claramente definidos.

Si un empresario  no sabe cuáles son sus ingresos y ganancias exactas y él o ella nos da un aproximado, está bastante claro que no está haciendo el amor con los números. Todos los ejecutivos deben conocer su número frío.

Crear una hoja de ruta de éxito

Es fundamental identificar donde está la brecha y dónde está el éxito de una empresa. Para esto las métricas son clave, para saber como impulsar el negocio. Se puede crear una hoja de ruta  para cada departamento y así lograr identificar las acciones necesarias para llegar al éxito.

Utilizar actas de reuniones orientadas a la acción

Es importante que después de cada reunión un miembro dedicado del equipo envíe notas de la reunión orientadas a la acción directamente a todos los que asistieron a la reunión. En algunas ocasiones las empresas tienen reuniones y no se hace nada después. Con esta estrategia podemos evitar que esa reunión no sea una pérdida de tiempo.

Considera qué tan bien tu empresa ejecuta las estrategias de liderazgo enumeradas anteriormente e implementa cambios cuando sea necesario para alcanzar nuevos niveles de éxito.