Durante la última década, animados por la esperanza de satisfacer mejor a los clientes, racionalizar las operaciones y clarificar la estrategia, las empresas han acumulado datos, invertido en tecnologías y pagado generosamente por el talento analítico. Sin embargo, para muchas de ellas sigue siendo esquiva una cultura basada en datos, y rara vez, éstos son la base para su toma de decisiones.

¿Por qué? Los mayores obstáculos para crear negocios basados ​​en datos no son técnicos; son culturales. Hacer de la inyección de datos en un proceso de toma de decisiones algo normal, incluso automático, es mucho más difícil para los empleados e implica un cambio de mentalidad que presenta un desafío desalentador.

David Waller, socio y jefe de ciencia de datos y análisis de Oliver Wyman Labs, describe varios “mandamientos” para ayudar a crear y mantener una cultura “Data-Driven en su empresa.

La cultura comienza en la cima

Las empresas con fuertes culturas basadas en datos tienden a tener gerentes de alto nivel que establecen la expectativa de que las decisiones deben estar ancladas en los datos, que esto es normal, no novedoso o excepcional. Conducen a través del ejemplo. Estas prácticas se propagan hacia abajo, ya que los empleados que desean ser tomados en serio tienen que comunicarse con los líderes superiores en sus términos y en su idioma.

Elija las métricas con cuidado y astucia

Los líderes pueden ejercer un poderoso efecto sobre el comportamiento eligiendo ingeniosamente qué medir y qué métricas esperan que utilicen los empleados. Supongamos que una empresa puede obtener ganancias anticipando los movimientos de precios de los competidores. Bueno, hay una métrica para eso: precisión predictiva a través del tiempo. Por lo tanto, un equipo debe hacer predicciones explícitas sobre la magnitud y la dirección de tales movimientos. También debe seguir la calidad de esas predicciones: ¡mejorarán constantemente!

No encasille a sus científicos de datos

Los científicos de datos a menudo son secuestrados dentro de una empresa, con el resultado de que ellos y los líderes empresariales saben muy poco el uno del otro. La analítica no puede sobrevivir ni proporcionar valor si opera por separado del resto de una empresa.

Solucione los problemas básicos de acceso a datos rápidamente

Con mucho, la queja más común que escuchamos es que las personas en diferentes partes de una empresa luchan por obtener incluso los datos más básicos. Sin información, los analistas no analizan mucho, y es imposible que una cultura basada en datos arraigue, y mucho menos prospere. Las principales empresas utilizan una estrategia simple para romper este obstáculo. En lugar de grandes, pero lentos, programas para reorganizar todos sus datos, otorgan acceso universal a unas pocas medidas clave a la vez.

Cuantificar la incertidumbre

Todos aceptan que la certeza absoluta es imposible. Sin embargo, la mayoría de los gerentes continúan pidiendo respuestas a sus equipos sin una medida de confianza correspondiente. Les falta un truco.

Exigir que los equipos sean explícitos y cuantitativos sobre sus niveles de incertidumbre tiene tres efectos poderosos. Primero, obliga a los tomadores de decisiones a lidiar directamente con las posibles fuentes de incertidumbre: ¿son confiables los datos? ¿Hay muy pocos ejemplos para un modelo confiable? En segundo lugar, los analistas obtienen una comprensión más profunda de sus modelos cuando tienen que evaluar rigurosamente la incertidumbre. Finalmente, el énfasis en comprender la incertidumbre empuja a las organizaciones a realizar experimentos.

Extracto del artículo publicado por Harvard Business Review.

————

Maestría en Administración y Comercio Internacional

Desarrolla en particular en las áreas de administración general y comercio internacional poniendo énfasis a los negocios mediante la ampliación del conocimiento de leyes y regulaciones, más allá de un país en particular. Adicionalmente, se desarrollan las habilidades para analizar y manejar las logísticas del comercio y finanzas internacional.

Más información