¿Por qué muchos mitos persisten a pesar de los hechos científicos que los desmienten? Según el psicólogo canadiense James Alcock, “nos apegamos a las creencias que parecen tener una función para nosotros y no nos gusta renunciar a ellas, incluso si son falsas, ya que parecen demasiado reales para serlo”.

Un claro ejemplo es lo que sucede con la educación online. A pesar del aumento de su popularidad y calidad, gracias al desarrollo tecnológico, todavía existen algunos mitos sobre el aprendizaje en línea.

Las nuevas generaciones están tomando en serio y valorando las oportunidades que ofrecen los modelos virtuales, dejando de lado los temores que les producía estudiar carreras o posgrados bajo esta modalidad.

Estos son 6 de los miedos y creencias que la educación superior en línea ha ido derrumbando:

Menor calidad
El modelo de educación superior online no es el que define la calidad como tal del programa, hay diversos factores que contribuyen a que brinde una adecuada formación. Uno de los más importantes, es revisar si la institución cumple con los requisitos exigidos por ley.
Las instituciones de prestigio que ofrecen programas online están acreditadas y sujetas al mismo proceso de revisión que el resto de universidades o escuelas que sólo ofrecen postgrados presenciales, y para mantener su acreditación, la totalidad de sus programas deben mantener un alto nivel académico. Si estudias un programa online que cumpla con los estándares, certificaciones y acreditaciones correspondientes, puedes estar seguro de la calidad y el rigor de la enseñanza que recibes.

Baja exigencia académica
Por lo general, para que los programas de educación superior online sean avalados por los entes reguladores, existen parámetros que permiten una exigencia académica al estudiante; si bien no asiste a una institución presencialmente, debe cumplir con procesos académicos, presentar exámenes, asistir a un mínimo de clases virtuales, realizar lecturas o tomar mentorías con sus tutores, lo cual hace del modelo un proceso riguroso y con una carga académica importante, pero dándole al estudiante autonomía para manejarla.

Cualquiera puede tener éxito
Ante el desafío de equilibrar las responsabilidades familiares y laborales con objetivos educativos, la flexibilidad de los programas en línea hacen que sean atractivos para un número creciente de adultos.
Sin embargo, presentan retos diferentes a los del aprendizaje tradicional y no todo el mundo es capaz de finalizar con éxito estos estudios. Un programa online puede ser más riguroso, porque, sin la estructura de una clase tradicional, los estudiantes en línea deben asumir una mayor responsabilidad para mantenerse al día en sus estudios. Además de fuertes habilidades de lectura y escritura, necesitas disciplina, automotivación y habilidades sólidas de gestión del tiempo y de organización.

Alumnos a la deriva
Parte de los grandes temores de inscribirse al modelo online es estar aislado, no contar con el apoyo de un profesor que esté “cara a cara” solucionando las inquietudes académicas. Los estudiantes nunca están solos, estarán acompañados por directores de programa, consejeros, asesores académicos y técnicos, profesores, tutores, expertos en servicios de carrera. Cuando eres un estudiante online también cuentas con el apoyo de clubes, asociaciones en línea, que te permiten mantener una relación con alumnos y profesionales de diferentes países. La alta frecuencia de la comunicación en línea permite que algunos estudiantes de modalidad online, se sienten más conectados con su escuela que los estudiantes en un campus presencial.

Tienes que ser un experto en tecnología
Al tener un perfil de personas maduras dentro de este modelo, aún hay cierta resistencia a la tecnología, creen que puede ser algo demasiado sofisticado de manejar y un problema para su aprendizaje, pero no necesitas toneladas de conocimiento técnico para tener éxito en tus estudios online, eso sí, debes sentirte cómodo navegando en línea y conocer los elementos esenciales antes de empezar. Los software y plataformas empleadas por las instituciones educativas son sencillas de utilizar, los procesos de aprendizaje son accesibles y rápidos, estas plataformas brindan experiencias educativas didácticas y son compatibles con los diferentes dispositivos móviles como celulares o tablets.

Anónima y aburrida
La educación online no es una réplica de un aula en donde una conferencia se traslada a una pantalla de ordenador. Los cursos online son interesantes y participativos, están diseñados para involucrar directamente a los estudiantes con el contenido, con el resto de estudiantes y con el instructor. Muchos incluyen proyectos de grupo y otras actividades para fomentar la interacción entre los estudiantes. Además, se espera que como alumno contribuyas en los foros de discusión en línea; tu grado de participación e interés, muchas veces, se tiene en cuenta en la calificación final. Si tiendes a ser reacio a participar en una discusión en un aula tradicional, puede ser más cómodo en línea donde puedes investigar cuidadosamente, organizar y editar tu respuesta antes de la publicación.

Extracto del artículo publicado por la revista América Economía

——————

Maestría en Administración y Comercio Internacional

Desarrolla en particular en las áreas de administración general y comercio internacional poniendo énfasis a los negocios mediante la ampliación del conocimiento de leyes y regulaciones, más allá de un país en particular. Adicionalmente, se desarrollan las habilidades para analizar y manejar las logísticas del comercio y finanzas internacional.

Más información