Aunque solemos escucharla en nuestros ratos libres o para amenizar alguna fiesta, la música no es sólo para entretenernos: está demostrado que también puede fomentar la creatividad y ayudarnos a ser más productivos.

La ciencia ha encontrado que escuchar ciertos tipos de música mientras trabajamos o estudiamos puede traernos grandes beneficios. Algunos nos ayudan con el aprendizaje y mejoran nuestra capacidad para procesar información; otros nos permiten bloquear el ruido de fondo que nos distrae, e incluso hay otros tipos de melodías que se sincronizan con nuestras ondas cerebrales para inducir momentos de inspiración.

Para quienes están batallando con su productividad en estos tiempos de estrés e incertidumbre, les compartimos seis tipos de música que les darán un gran impulso en su trabajo:

Música clásica

Durante mucho tiempo, diferentes investigaciones han afirmado que escuchar música clásica puede ayudar a las personas a realizar tareas de manera más eficiente. Esta teoría, llamada el “Efecto Mozart”, sugiere que escuchar a los compositores clásicos puede mejorar la actividad cerebral y actuar como un catalizador para mejorar la salud y el bienestar.

La música clásica es conocida por su capacidad para calmar, relajar y ayudar a reducir el estrés. Se ha encontrado que este género ayuda a los estudiantes a desempeñarse hasta un 12% mejor en sus exámenes. Algunas selecciones, (como “Para Elisa”, de Beethoven), parecen ayudar a estudiar más y retener información.

Música de la naturaleza

Escuchar los sonidos de la naturaleza, como las olas o el murmullo de un arroyo, mejora la función cognitiva y la concentración. Científicos del Instituto Politécnico Rensselaer descubrieron que los sonidos naturales mejoran el estado de ánimo y el enfoque.

Su estudio encontró que los empleados eran más productivos y tenían sentimientos más positivos cuando los sonidos de la naturaleza se escuchaban en segundo plano mientras trabajaban. Los investigadores descubrieron que los trabajadores no sólo se desempeñaban mejor en las tareas, sino que los sonidos calmados de la naturaleza también tienen un efecto restaurador en las habilidades cognitivas.

Música de películas

Una banda sonora intensa puede hacerte sentir que estás haciendo algo inspirador e importante, incluso si simplemente estás eliminando tu lista de tareas pendientes. Escuchar música grandiosa y épica en segundo plano puede hacer que, incluso con las tareas más mundanas, sientas que estás cambiando el mundo, aumentando así tu concentración y productividad.

Si te sientes cansado y agotado, las partituras de música cinematográfica pueden ser empoderadoras, elevar tu espíritu y darte un impulso adicional de motivación.

Música de videojuegos

Quizás suene extraño, pero escuchar música compuesta para videojuegos puede ser una gran herramienta para concentrarte. Cada elemento de estos juegos está diseñado para crear una experiencia mejorada para todos tus sentidos, y la música se ha escrito específicamente para ayudarte a enfocarte en tu tarea sin que te distraiga una cacofonía de sonidos.

Esta música generalmente no tiene letras ni voces humanas y es bastante rápida para que sigas avanzando. Muchos de estos videojuegos implican resolver acertijos y enfrentar situaciones intensas, por lo que te estás sometiendo a desafíos estresantes simulados. Los videojuegos invierten muchos recursos en encontrar el equilibrio perfecto en la música que usan.

Música de entre 50 y 80 beats por minuto

Algunas investigaciones sugieren que no es el tipo de música lo que es importante para ayudarnos a concentrarnos, sino el ritmo: La doctora Emma Gray, una terapeuta cognitiva conductual, trabajó con Spotify para investigar los beneficios de ciertos tipos de música. Encontró que escuchar música en un rango de 50 a 80 beats pone al cerebro en un estado alfa, donde se estimula la creatividad y el aprendizaje.

Cuando estamos despiertos, generalmente estamos en un estado mental conocido como “beta”, donde nuestra actividad de ondas cerebrales ronda los 14 y 30 Hz. Cuando nuestro cerebro disminuye de 7 a 14 Hz, estamos en un estado mental “alfa” más relajado que nos permite ser más receptivos y abiertos. Este estado mental es lo que los científicos asocian con actividades que involucran nuestra imaginación, memoria e intuición, incluidos nuestros “Momentos ¡Eureka!” (chispazos de inspiración).

Tu música favorita

Cuando se trata de abordar proyectos que realmente no te entusiasman te puede ayudar poner música que disfrutes. Teresa Lesiuk, profesora asistente en el programa de musicoterapia en la Universidad de Miami, descubrió que la elección personal en la música es importante al momento de decidir qué escuchar mientras se trabaja, especialmente para aquellos que tienen habilidades moderadas en su trabajo.

Su investigación encontró que los participantes que escuchaban música que disfrutaban, completaron sus tareas más rápido y tuvieron mejores ideas que aquellos que no lo hicieron porque la música les ayudó a mejorar su estado de ánimo.

Extracto del artículo publicado por Deep Patel en la revista digital Entrepreneur.

—————-

Maestría en Administración de Recursos Humanos

Te brinda las herramientas y capacidades profesionales reforzadas que te permiten desarrollar una carrera exitosa en el campo de administración del recurso humano en cualquier empresa.

Más información