La crisis global del Covid-19 transformó la manera en que nos relacionamos unos con otros. La realidad es que nunca regresaremos a la “normalidad” y más bien entraremos en una nueva era donde la forma de comunicarnos, los parámetros de como nos relacionamos y las jerarquías de valor social son diferentes/ 

Las tendencias implican un cambio en los paradigmas directivos, en un mundo post-pandemia lo mejor que puedes hacer es reducir el tiempo en juntas y comités y aumentar el tiempo creando conexiones. 

Te damos estos 6 consejos para tener reuniones más efectivas y ser un mejor líder en estos nuevos tiempos: 

Piensa ¿es realmente necesaria esta reunión?

Previo a la pandemia, viajar de un lado a otro para tener una reunión de una hora era la regla. La agenda llena de “meetings” dejaba poco tiempo para trabajar e incluso crear conexiones personales. 

En una era post Covid aprendimos que muchas de las reuniones puedes ser virtuales e incluso de 15 o 20 minutos. Las reuniones, son para poner al tanto a tú equipo o para tomar decisiones estratégicas, pero deben evitarse su no hay material que las justifique.

Hoy en día las reuniones deben ser mas efectivas y veloces, dejando espacio suficiente para labores operativas y gerenciales. 

2. Ten una agenda, comunícala y cúmplela. 

Una reunión efectiva tiene como máximo 3 puntos en la agenda y éstos deben comunicarse por adelantado o en su defecto al inicio de la reunión. El líder de la convocatoria debe ser transparente en cuanto a la hora de inicio y final y ser puntual. Las reuniones sorpresa deben ser olvidadas. Aunque pueda sonar tentador “tener el control” en realidad lo que causa es estrés e incomodidad.

3. Evita la regla del decibel.

Es normal encontrase que en una junta hayan personas que hablen de mas y con mayor volumen. Éstas son personas acostumbradas a que su opinión sea escuchada y a tener la última palabra. Sin embargo existe un problema y es que existen otros tímidos y menos asertivos que no levantan la mano o la voz. El papel del líder de la reunión es moderar y dar voz a estas personas así como moderar a aquellos que consumen más tiempo y alargan sus propias opiniones.  

Para hacer esto, pregunta directamente a los que no hablan, sobre todo cuando su opinión tiene relevancia en el caso. Al final puedes hacer una votación sencilla de forma de que “no ganen” solo los que hablan más fuerte.

4. Utiliza la diversidad con inteligencia.

Una junta funciona bien cuando las personas en conjunto crean mayor riqueza de manera individual. Busca la diversidad y la multidisciplinariedad y después hazla valer. 

Aunque al final todos tengan un voto, es importante que cada persona manifieste con claridad el conocimiento específico dentro de su área.

5. Concluye con tareas.

Si no terminas una reunión con una lista de tareas o puntos a seguir es como si tuvieses una reunión perdida. Siempre debes poner los acuerdos por escrito y compartirlos con todos los involucrados ¡No olvides la minuta! 

6. Por último: ¡menos juntas y más conexión!

La tendencia de liderazgo personalizado toma más y más fuerza en la era post-covid. Mantén las reuniones grupales tan breves y tan pocas como te sea posible, y habla uno a uno con las personas, generando conexiones reales que construyan riqueza más allá de las reuniones.