Las medidas de aislamiento y prevención tomadas en decenas de países para evitar la propagación del COVID-19 cambiaron por completo nuestra forma de vivir y trabajar.

En sólo unos días, el trabajo remoto llegó para convertirse en un verdadero desafío, incluso para las empresas que ya tenían implementado un día de “home office” a la semana para sus colaboradores.

Este nuevo paradigma ha obligado a las compañías a reaccionar rápidamente y adaptarse a los cambios, pero también a cambiar su mentalidad sobre flexibilidad y productividad de esta forma de trabajar.

“Nos enfrentamos a un nuevo normal” es la frase que, cada vez con más frecuencia, escuchamos en los medios de comunicación. Hoy, el gran reto para las empresas está en identificar las características y los beneficios del trabajo remoto para implementarla más adelante. ¿Están realmente listas para ello? ¿Cuáles serán los principales cambios en la forma en que trabajamos?

Más trabajo remoto

Dependiendo del éxito de la experiencia y el cambio de mentalidad durante la cuarentena, las compañías que se vieron obligadas a aplicar el teletrabajo optarán por implementar días de home office entre sus beneficios laborales. Además, es probable que las empresas que ya tenían adoptado trabajar desde casa un día a la semana incluyan más días o apliquen esta práctica a ciertas profesiones.

Nace la figura del e-líder

Para gestionar equipos completamente remotos, será necesario establecer la figura del e-líder, alguien con un mindset digital, flexible, capaz de relacionarse con personas de cualquier origen, que domine las herramientas digitales, tenga experiencia liderando equipos y brindándoles autonomía.

Reuniones virtuales

Independientemente de que el teletrabajo se aplique a algunos puestos en tu empresa o se adopte algunos días, las reuniones virtuales pasarán a ser una práctica constante. ¿Por qué? Porque reducen los tiempos y acortan las distancias.

Trabajo en cualquier lugar

El trabajo remoto no es necesariamente trabajar desde casa, aunque la coyuntura actual así lo exige. Esto significa que cuando podamos volver a desplazarnos, el trabajo remoto nos permitirá cumplir con nuestras funciones desde un café, una biblioteca o una sala de reuniones.

Ahorro de gastos

Desde la mirada del trabajador, el “home office” reduce los gastos en desplazamientos hacia la oficina y los tiempos improductivos que se generan. Mientras que, desde el lado de la empresa, el ahorro en los gastos de servicios o en el costo de alquiler de una oficina es evidente.

Herramientas colaborativas

El uso de herramientas en la nube para trabajar en equipo aumentará y, en otros casos, será parte de la rutina laboral. Aún si el trabajo es presencial. Es decir, los equipos que no se encuentren en el mismo espacio físico podrán realizar algunas de sus tareas colaborativas a través de aplicaciones diseñadas para ello.

Flexibilidad de horarios

Cuando hablamos de un cambio de “mindset”, nos referimos a que las empresas tendrán que adoptar la flexibilidad a su cultura organizacional. Comprender que la flexibilidad permitirá a los equipos ser más productivos y gestionar sus tiempos de una mejor manera.

Mayor equilibrio

Esta modalidad permitirá a algunos trabajadores pasar más tiempo con sus seres queridos. Probablemente, después de esta crisis, algunas empresas evaluarán la forma de conciliar la vida la laboral y personal en beneficio de sus talentos.

Extracto del artículo publicado por Crehana.com 

——————

Maestría en Administración de Recursos Humanos

Te brinda las herramientas y capacidades profesionales reforzadas que te permiten desarrollar una carrera exitosa en el campo de administración del recurso humano en cualquier empresa.

Más información