El mundo hiperconectado de hoy crea más oportunidades para los ciberdelincuentes, donde cada entorno de TI es un objetivo potencial: redes locales, nube, dispositivos móviles e IoT.

Dentro de un año, en el 2021, los delitos cibernéticos le costarán al mundo US$6 billones, el doble de lo que costaron en el 2015.

En este contexto, basados en el informe 2020 Vision: Cybersecurity predictions for the coming year” de Checkpoint, aquí están las principales amenazas que nos traerá el año que recién comienza:

Ransomware dirigido: En el 2019, los ataques de Ransomware (“secuestro de datos”) se volvieron altamente selectivos contra empresas específicas, así como contra organizaciones gubernamentales y de atención médica. Los atacantes recopilan información detallada sobre sus víctimas para garantizar que puedan causar la máxima disrupción y ampliar los rescates.

Phishing más allá del e-mail: Si bien el correo electrónico sigue siendo el vector de ataque principal, los ciberdelincuentes también están utilizando otros canales, como mensajes de texto SMS o mensajes en redes sociales y plataformas de juegos, para engañar a sus víctimas y obtener información personal, contraseñas y hasta dinero.

Aumento de los ataques de malware móvil: La primera mitad del 2019 vio un aumento del 50% en los ataques de malware de banca móvil, en comparación con el 2018. Este malware puede robar datos de pago, credenciales y dinero de las cuentas bancarias de las víctimas. En 2020, los ataques de phishing se volverán más sofisticados y efectivos.

El auge del seguro cibernético: Las empresas y las organizaciones del sector público comprarán más pólizas de ciberseguro. Las compañías de seguros continuarán guiando a sus asegurados a pagar rescates, ya que esto puede ser más barato que los costos de recuperarse de un ataque. Esto a su vez generará más ataques y un rápido crecimiento para la industria de los seguros cibernéticos.

Más dispositivos IoT, más riesgos: A medida que se desplieguen las redes 5G, el uso de dispositivos IoT conectados acelerará drásticamente, aumentando también la vulnerabilidad de las redes a los ciberataques de múltiples vectores a gran escala. Los dispositivos IoT y sus conexiones a redes y nubes siguen siendo un eslabón débil en seguridad: es difícil obtener visibilidad de los dispositivos y tienen requisitos de seguridad complejos.

La Inteligencia Artificial mejorará la seguridad: La mayoría de las soluciones de seguridad se basan en motores de detección basados ​​en lógica creada por el hombre, pero es imposible mantenerla actualizada contra las últimas amenazas. La IA acelera la identificación de nuevas amenazas y las respuestas a ellas, ayudando a bloquear los ataques antes de que se puedan propagar.

Las empresas reconsideran su postura hacia la nube: Aumentar la dependencia a la infraestructura de la nube pública aumenta la exposición de las empresas al riesgo de interrupciones, como quedó evidenciado con la interrupción de Google Cloud, en marzo del 2019. Esto llevará a las organizaciones a considerar entornos híbridos que comprenden nubes privadas y públicas.

———————-

Master en Ciberseguridad

Nuestra nueva maestría integra los conceptos, prácticas y procedimientos en los campos de seguridad informática y telecomunicaciones considerando los riesgos operacionales presentes en estas áreas. Al completar este programa los estudiantes poseerán herramientas, metodologías y habilidades necesarias para identificar problemas y los recursos para desarrollar, definir e implementar estrategias, políticas y las pautas relacionadas a la ciberseguridad de cualquier empresa.

Más información

———————-