Ya sea que el trabajo sea en ventas, servicio al cliente, en campo o en una oficina, cada persona necesita motivación para hacer su mejor trabajo.

Muchas empresas ofrecen incentivos a los empleados para inspirarlos a lograr más, sin embargo la motivación va mucho más allá de eso. Antes de compartirles nuestras ideas, es muy importante que identifiquen los beneficios e incentivos que ya están recibiendo tus colaboradores. Analiza si están teniendo resultados y si han funcionado.

Es importante identificar qué haces hoy para poder hacer un cambio el día de mañana.

Aquí van las #UTHIdeas : 

Entiéndelos como individuos y actúa individualmente.  

Los incentivos motivan a algunos, pero no a todos. Puede ser que a alguno le motive un bono financiero y a otro le motive una insignia o reconocimiento. Es importante entender y escuchar a cada persona.

Tiene sentido, ¿verdad?, ¿A quién no le gusta ser personalmente determinado?

Incorpora la sana competencia. 

Los incentivos son una forma saludable de incorporar la competencia amistosa, que es una estrategia de prueba social que puede influir en los empleados para mejorar el desempeño cuando ven que otros son reconocidos por su arduo trabajo.

Deja que tus colaboradores elijan su incentivo. 

La calidad del incentivo es importante, al igual que tener opciones. Los empleados están motivados por incentivos a corto plazo, sin embargo, para que esa motivación dure, es necesario que haya opciones sólidas en cuanto a qué y cuánto se ofrece.

Permitir que los colaboradores sientan que tienen una opción y pueden controlar cómo están motivados hará que se comprometan mucho más que ofrecer incentivos genéricos y comunes, que pueden ser esperados.

Crea incentivos para alcanzar metas personales.

Los incentivos deben significar algo. Si vinculas los incentivos a las metas personales del individuo, lo harán; de lo contrario, no lo harán. Si no conoces los objetivos personales de tus colaboradores, averigua cuáles son. Después de eso, será muy fácil.

Ayúdalos a sentir que están haciendo la diferencia. 

La mayoría de personas necesitan sentir que están haciendo un trabajo significativo que se reconoce y aprecia. Los colaboradores necesitan sentir que están marcando la diferencia, sea cual sea su función.

Recuerda esto:

Las personas son el activo más importante. Lo que se recompensa se repite.

Esperamos que estas ideas te ayuden a cuidar y valorar a tus compañeros.