Por Judith Vanessa García

Frente a una crisis “circunstancial” (aquella que se manifiesta de forma repentina, inesperada, urgente y que amenaza el bienestar físico o psicológico) se pueden vivenciar altos niveles de ansiedad y estrés, siendo normal que se active en usted y su familia el miedo y la inseguridad.

Es importante comprender que las crisis circunstanciales introducen a una persona a experiencias profundas que le harán sentir que la situación se sale de sus manos, lo que podría afectar paulatinamente su estado de ánimo, sintiéndose inestable y ansioso. Inestabilidad que podría confundirse con depresión, aunque en estos momentos es importante comprender que las crisis tienen características específicas y diferentes a la depresión, entre las que podemos mencionar:

⦁ Estado temporal de trastorno y desequilibrio personal
⦁ Alteración en su conducta y hábitos
⦁ Dificultad para afrontar la situación, experimentado la falta de recursos internos para afrontar la situación, ya que es algo nuevo y desconocido
⦁ Activación de una fuerte experiencia de incertidumbre

Es fundamental que en este momento diferencie depresión de incertidumbre.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que reúne criterios de diagnóstico tanto por su sintomatología como por la permanencia en el tiempo.

La incertidumbre, por su parte, es la falta de seguridad frente al presente, es la dificultad para vivir con confianza los desafíos de la vida, activando una fuerte inquietud que limitará su capacidad para aceptar las exigencias que la situación actual le demanda.

El afrontar inadecuadamente la incertidumbre puede afectar la salud mental como el equilibrio de una persona; principalmente si ya se sufre de ansiedad, trastorno del estado de ánimo u otro tipo de comportamientos, como trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Es por ello que, en medio de la crisis que se afronta, las personas han de prestar atención no sólo a cuidar su salud y protección física, sino también a la salud emocional por el estrés que la situación podría generar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer una lista de recomendaciones hecha por su departamento de Salud Mental para ayudar a las diferentes comunidades a cuidar su bienestar mental y psicológico durante la pandemia del COVID-19:

Mantenga una estrecha conexión con sus seres queridos, trate de continuar con una rutina diaria. Mantenga contacto a través de las redes sociales, las videoconferencias y llamadas telefónicas.
Realice alguna actividad física, cuide sus horas de sueño y alimentación.
Limite el flujo de noticias, es importante tener cuidado con lo que se lee. Exponerse a un alto nivel de noticias activará los niveles de ansiedad y, cuando se experimenta ansiedad, los pensamientos pueden tornarse negativos y catastrofistas.
Organice su tiempo para saber en qué momentos leer la última información de las noticias sobre el coronavirus para que no le cause estrés o ansiedad; y evite la información que le genere estos sentimientos.
No relacione la enfermedad con ninguna nacionalidad, grupo étnico o denominación política y, en cambio, sea más empático(a) con aquellos que han dado positivo al virus.
Honre y respete a las personas que trabajan en profesiones como la medicina, que en este momento ocupan un papel importante en salvaguardar la vida humana.
Trasmita afecto y cariño. Está comprobado que el saberse amado y el dar afecto fortalece el sistema inmunológico.

Judith Vanessa García
Psicóloga, Especialista en intervención en crisis
Contacto: 3398-3905
Mail: jgarcia@serviciosespecializados.net
Skipe: judvan28

———————–

Maestría en Administración de Recursos Humanos

Te brinda las herramientas y capacidades profesionales reforzadas que te permiten desarrollar una carrera exitosa en el campo de administración del recurso humano en cualquier empresa.

Más información