Todos queremos más tiempo para disfrutar de una película, jugar con el perro o salir a pasear. Pero pareciera que las tareas del día a día nos toman más de 8 horas para completarlas y dejamos de lado lo que nos gustaría estar haciendo. 

¿Te sientes identificado? 

No te preocupes, te entendemos y tenemos una manera de terminar tareas en 10 minutos en lugar de 10 horas. Es un secreto para hacer más en menos tiempo.

Ese secreto se llama Ley de Parkinson.

Esta ley establece que “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”.

En palabras simples, la ley de Parkinson significa que si te das una hora para hacer algo, lo harás en una hora, pero si te das 5 minutos, lo harás en 5 minutos.

Por ejemplo:

Tienes que hacer un reporte en 10 horas y quieres que sea perfecto. Así que, te duchas, piensas en como empezar, buscas el espacio adecuado, te levantas por un café, cuando llegas a escribir te llega un mensaje y te distraes, cuando te das cuenta pasaron 8 horas y sigues sin tener nada del reporte. 

¿Qué pasaría si tuvieras 1 hora para terminar el reporte? 

Te saltarías la ducha, abrirías tu computadora y empezarías a hacerlo. Y en una hora esta el reporte estaría completado y 7 horas más para pensar en otros asuntos.

¡10 horas de trabajo, hecho en 1 hora! 

¿Cómo funciona la ley de Parkinson?

No debemos confundir la Ley de Parkinson con ser flojo o perezoso. De hecho, es exactamente lo contrario. 

Tomar menos tiempo para hacer un buen trabajo te hace mucho más productivo. 

1 hora de enfoque siempre superará a 8 horas de procrastinación.

¡Los plazos lo son todo!

La Ley de Parkinson tiene mucho sentido. Los plazos te asustan para que entres en acción. Las investigaciones muestran que cuanto más te acercas a una fecha límite, más motivado te vuelves. 

¡Trabajas más duro y rindes mejor!

Aquí hay algunos ejemplos:

Elon Musk: es famoso por establecer plazos casi imposibles para él y su equipo. Así fue como pudo hacer más, en muy poco tiempo. Ahora, Tesla es una de las empresas más valoradas del mundo, ¡a pesar de que el propio Musk predijo que tenía un 90% de posibilidades de fracasar!

Steve Jobs: dio a sus ingenieros 2 semanas para crear la interfaz para el iPhone. Era una fecha límite imposible, pero empujó a sus ingenieros a hacer más y eso es lo que hizo de Apple lo que es hoy.

En el próximo blog te contaremos 7 pasos para hacer más en menor tiempo. 

Ahora enfócate en tus tareas pendientes y sigue adelante.