Los líderes están bajo una presión extraordinaria en este momento. Se espera que tomen decisiones rápidamente con información incompleta y en rápida evolución. Y desafortunadamente, estar en modo de crisis puede hacer que incluso los líderes más bienintencionados caigan en patrones de sesgo y exclusión.

Sin embargo, los líderes deben priorizar la inclusión ahora más que nunca. Las organizaciones son mucho más propensas a ser innovadoras frente a esta crisis, si buscan el aporte de un grupo diverso de empleados que abordan los problemas desde diversas perspectivas. Y al mismo tiempo, empleados de grupos históricamente infrarrepresentados pueden sentirse menos seguros al hablar.

“Ahora es un momento para que los líderes piensen en qué tipo de líder deben ser para todos sus trabajadores, especialmente para los más vulnerables y marginados”, dice Daisy Auger-Domínguez, estratega de cultura laboral y capital humano.

Ruchika Tulshyan, autora de “The Diversity Advantage”, brinda algunas tácticas específicas para asegurarte de que estás priorizando comportamientos inclusivos en tu lugar de trabajo durante esta crisis.

Acceso para todos

Asegúrate de que todos los empleados tengan igual acceso a la tecnología para el trabajo remoto. Esto siempre es importante, pero crucial en este momento, cuando el acceso a la tecnología podría hacer o romper la productividad de un empleado y la conexión con otros. Si esperas que los empleados sigan ofreciendo niveles comparables de productividad durante la pandemia, debes asegurarte de que todos tengan acceso a una conexión estable a Internet, a un dispositivo y a cualquier otro software o hardware adicional. Como gerente, no asumas que todo el mundo ya tiene estas provisiones, pregunta, y hazlas fácilmente disponibles para aquellos que no lo tienen.

Reuniones equitativas
Haz que las reuniones virtuales sean equitativas activando los subtítulos, enviando documentos y recopilando información por adelantado. Hablar en una reunión virtual puede ser aún más difícil para algunas personas que hacerlo durante las reuniones presenciales. Enviar información por adelantado ayuda a crear oportunidades para que las personas intervengan, y no solo aquellos que se sienten cómodos hablando mientras piensan. La subtitulación es especialmente crucial durante los seminarios web o presentaciones, de modo que todos, incluidos aquellos que puedan tener dificultades auditivas, puedan participar plenamente.

Reconocer la labor de cada uno

Comienza las reuniones reconociendo a todos los presentes en la sala, no solo a aquellos con alto estatus o privilegio. Que sea un punto para reconocer la situación sin precedentes en la que estamos todos antes de sumergirse en los temas de la agenda. Los líderes pueden marcar el tono compartiendo sus propios desafíos o vulnerabilidades. Tu equipo lo apreciará si dices: “Esto es difícil”. En reuniones más pequeñas, consulta individualmente con cada persona sobre cómo están haciendo.

Estar atento a sesgos de género
Las investigaciones demuestran que en circunstancias de trabajo «normales» las mujeres son penalizadas por ser cuidadoras visibles, mientras que los padres reciben un bono por paternidad: se les ofrece más dinero o se les hace creer que son más confiables. Durante la pandemia, las mujeres soportan la carga desproporcionada de la responsabilidad del niño, la familia, el hogar y el cuidado de la salud, dice Auger-Domínguez. Mostrar empatía por los padres y madres que trabajan, ofreciendo apoyo adicional o retrocediendo los plazos y, sobre todo, mostrando gracia cuando los hijos de cualquier de los empleados interrumpen las videoconferencias.

Revisa con los empleados quién pueden verse afectado desproporcionadamente por esta crisis. Desafortunadamente, hay un repunte del racismo contra los asiáticos y los asiáticos americanos a nivel mundial. Asegúrate de que te conectas con los empleados que podrían verse afectados, mientras recuerdas a todo empleados que tomas en serio la discriminación en el trabajo. Comparte los canales y protocolos adecuados para denunciar la discriminación en el trabajo. Este es también un momento significativamente más difícil para los empleados mayores y/o inmuno-comprometidos, las personas que tienen miembros de la familia en riesgo y los empleados con problemas de salud física o mental.

Muestra compasión

Los gerentes deben reconocer que las crisis afectan de manera diferente a los empleados: para muchos esto significa no solo preocuparse por su familia inmediata y brindarles atención, sino también cuidar a la familia extensa y a la comunidad en general. Da tiempo libre a los empleados si están enfermos o necesitan cuidar a una persona enferma. Y recuerda, no todo el mundo puede ser igual de productivo. Las barreras comunes en estos momentos incluyen el acceso inadecuado a la tecnología, el espacio privado, o incluso los conceptos básicos como la alimentación o la atención médica.

«La crisis nos da la oportunidad de evaluar la estructura del trabajo y cómo deben adaptarse los procesos organizacionales», dice Abad. A medida que navegamos por territorios desconocidos, tenemos una oportunidad única de examinar formas en que podríamos ser más inclusivos a todos los empleados, pero especialmente a aquellos que pueden estar enfrentando desafíos significativamente mayores.

Extracto del artículo publicado en Harvard Business Review por Ruchika Tulshyan, fundadora de Candour, una firma de estrategia inclusiva.

——————-

Maestría en Administración de Recursos Humanos

Te brinda las herramientas y capacidades profesionales reforzadas que te permiten desarrollar una carrera exitosa en el campo de administración del recurso humano en cualquier empresa.

Más información