A medida que la propagación del COVID-19 domina las noticias mundiales, experimentamos también la propagación de la ansiedad, la preocupación y la inestabilidad. De hecho, durante una crisis, nuestro estado mental a menudo sólo parece exacerbar una situación ya extremadamente difícil. ¿Por qué se da esto y cómo podemos cambiarlo? ¿Cómo construir nuestra resiliencia en tiempos de crisis?

Incluso sin un aluvión constante de noticias preocupantes, la tendencia natural de la mente es distraerse. A medida que la mente vaga, queda atrapada fácilmente en patrones y pensamientos negativos. En tiempos de crisis, esta tendencia se exacerba y la mente puede engancharse aún más por el pensamiento obsesivo o por sentimientos de miedo e impotencia.

Cuando la mente se atasca en este estado, comienza una reacción en cadena. El miedo empieza a reducir su campo de visión y se hace más difícil ver las posibilidades positivas y creativas frente a nosotros.

A medida que la perspectiva se reduce, también lo hace nuestra tendencia a conectarnos con los demás. En este momento, las realidades de cómo se propaga el coronavirus pueden jugar con nuestros peores temores sobre los demás y aumentar nuestros sentimientos de aislamiento, lo que sólo agrega combustible a nuestras preocupaciones.

Es importante recordar que nuestra respuesta emocional y psicológica a las crisis es algo natural y muy humano, pero a menudo nos trae más sufrimiento al estrechar y abarrotar nuestra mente y evitar que veamos claramente el mejor curso de acción.

La forma de superar esta tendencia natural es desarrollar nuestra capacidad de recuperación mental a través de la atención plena.

La resiliencia es la habilidad de notar nuestros propios pensamientos, desengancharnos de los no constructivos y reequilibrar rápidamente. Esta habilidad se puede nutrir y entrenar. Aquí hay tres estrategias efectivas:

Primero, calma la mente

Cuando te enfocas en calmarte y despejar tu mente, puedes prestar atención a lo que realmente está sucediendo a tu alrededor y lo que está surgiendo dentro de ti. Puedes observar y administrar tus pensamientos y atraparlos cuando comienzan a escapar hacia los escenarios del fin del mundo. Este estado tranquilo y presente es crucial. De inmediato, ayuda a evitar que la mente divague y se enganche, y reduce los pozos de estrés y preocupación en los que podemos quedarnos atrapados fácilmente. Aún más importante, la práctica continua de desenganchar y enfocar nuestras mentes desarrolla un músculo de resistencia que nos servirá una y otra vez.

Mirar por la ventana

La desesperación y el miedo pueden provocar reacciones exageradas. A menudo, se siente mejor estar haciendo algo, en lugar de estar sentado con emociones incómodas. Sé que mi mente ha necesitado espacio para desengancharse del torbellino de malas noticias y establecerse en una posición más estable de la que puedan surgir una buena planificación y liderazgo. Entonces, he estado tratando de trabajar menos y pasar más tiempo mirando por la ventana y reflexionando. Al hacerlo, he podido encontrar respuestas más claras sobre la mejor manera de avanzar, tanto personalmente como líder.

Conéctate con otros a través de la compasión

Muchos de los círculos de la comunidad que brindan apoyo en momentos de estrés están cerrados ahora a medida que las ciudades y los gobiernos trabajan para contener la propagación del virus. El subproducto natural de esto es una creciente sensación de aislamiento y separación de las personas y los grupos que mejor pueden calmar nuestros temores y ansiedades. El clima actual de miedo también puede crear estigmas y juicios sobre quién tiene la culpa y quién debe evitarse, junto con una mentalidad y comportamiento oscuros y de “sálvese quien pueda”.

Pero una conexión significativa puede ocurrir incluso a partir del distanciamiento social recomendado, y comienza con la compasión. La compasión es la intención de beneficiar a los demás y empieza en la mente haciéndose una pregunta a medida que avanza en su día y se conecta, virtualmente y en persona, con los demás: ¿Cómo puedo ayudar a esta persona a tener un mejor día?
Con esa simple pregunta, comienzan a suceder cosas increíbles. La mente se expande, los ojos se abren a quién y qué está realmente frente a nosotros, y vemos posibilidades para nosotros mismos y para otros ricas en esperanza y llenas de oportunidades.

Extracto del artículo publicado en HBR por Rasmus Hougaard (fundador y director gerente de Potential Project), Jacqueline Carter (coautora de The Mind of the Leader) y Moses Mohan (experto en liderazgo del Proyecto Potencial, y exmonje Zen).

——————-

Estudia a tu tiempo y a tu manera

En UTH Florida University hemos diseñado un portafolio de programas online que te permitirán desarrollar los conocimientos y competencias necesarias para alcanzar el éxito profesional.

¡No esperes más! Contacta a nuestros consejeros y da el siguiente paso en tu crecimiento profesional.

Aplica ahora