Es importante entender el crecimiento incesante de las criptomonedas, no solo en la multiplicación de opciones existentes, sino también en el crecimiento del valor que tienen. Este valor multiplicador no tendría sentido si no es porque pueden usarse para hacer transacciones virtuales o, inclusive, en establecimientos físicos.

Sobre su valor

El Bitcoin no solo fue la primera criptomoneda, con su creación en el 2009. Esta es la divisa virtual con el precio más alto (al día 31 de marzo, 2021), con un precio de $58.885. El precio del Bitcoin, o de cualquier otra moneda, está determinado por la demanda del mercado. Cuando la demanda sube, el precio también se incrementa. Si la demanda disminuye, el precio también baja.

Esa es la misma dinámica de establecimiento de precios para los otros tipos de criptomonedas. Al 31 de marzo, 2021, el precio del Ethereum, por ejemplo, es de $1.847. Otras tienen un costo menor, como el Compound ($404), Litecoin ($195) o Neo ($44), solo por citar algunos casos.

Los valores indican el costo en el que debe incurrir una persona interesada en comprar criptomonedas. Si tengo $44 podría comprar un Neo completo. Sin embargo, si lo que quiero es comprar un Bitcoin mi presupuesto se aleja mucho, por lo que con esos $44 solamente seré capaz de adquirir una fracción de Bitcoin; en este caso un 0.00075%.

¿Cómo puedo pagar con criptomonedas?

La idea de tener criptomonedas puede tener varios propósitos; entre ellos:

Enviar remesas a cualquier parte del mundo. (Sin usar dinero en efectivo.) Alquilar espacio libre en la nube. Crear contratos inteligentes entre usuarios.

También es posible utilizar estos activos digitales precisamente como moneda de cambio. Cada vez son más las compañías y comercios que invitan a pagar con criptomonedas. Ocurre, por ejemplo, con la empresa de computadoras Dell, o la tienda de productos para el hogar, Overstock.

Hay comercios que aceptan tarjetas de débito que estén ligadas a la cuenta de bitcoins (o de otras monedas). En este caso, la tarjeta funciona como un monedero digital; puede ser recargada como una tarjeta habitual.

Por último, hay cajeros para interactuar con el dinero disponible. Es decir, no es que te convertirá tus activos digitales en billetes o monedas, simplemente te permitirá hacer movimentos de tus criptomonedas disponibles o te hará posible conseguir más

Otra opción para usar los bitcoins e intercambiar en el mercado por transacciones P2P (recordemos que no hay intermediarios). Siempre pueden funcionar como forma de inversión.

Extracto de artículo publicado en OMNI.