En una demanda de  un accionista de Tesla donde se cuestionó si Elon Musk estaba lo suficientemente enfocado en la compañía de automóviles eléctricos como para justificar un cheque de pago de casi $ 56 millones, Musk dijo que tomar el poder no era lo suyo, “Honestamente, no quiero ser el CEO de ninguna empresa”, dijo que preferiría ser ingeniero o líder intelectual.

Musk dirige Tesla y SpaceX y ahora es el “jefe” recién adquirido de Twitter, se encuentra en el Tribunal de la Cancillería de Delaware esta semana para luchar con el accionista de Tesla, Richard Tornett, en las demandas de 2019. 

La demanda de Tornett alega que el directorio de la compañía, que aprobó un paquete de compensación basado en el desempeño para Musk en 2018, fue mal concebido y creó un conflicto de intereses debido a la relación de Musk con los miembros del directorio. También dijo que no estaba lo suficientemente enfocado en manejar Tesla para justificar lo que el equipo de Tornett llamó “el mayor pago de compensación en la historia de la humanidad”.


Musk estuvo en Delaware el miércoles por la mañana para discutir más a fondo sus vínculos con el grupo de empresas liderado por el equipo de demandantes.


“En SpaceX fui responsable de la ingeniería de cohetes y en Tesla fui responsable de la tecnología automotriz que lo hizo exitoso”, dijo Musk durante la presentación.  También menciono que el director ejecutivo a menudo se ve como un rol orientado a los negocios, pero su rol es más el de un ingeniero que desarrolla tecnología y se asegura de que desarrollemos tecnologías innovadoras, y que tienen  un equipo increíble de equipos de ingeniería que pueden lograr estos objetivos.

 
Musk también dijo en su testimonio que “reduciría su tiempo en Twitter y que eventualmente encontraría a alguien más para dirigir Twitter”.