Las diversidades culturales, de género, de orientación sexual o religiosa, étnicas, de edad, físicas o psicológicas existen en los equipos de cualquier empresa. Y serán cada vez más. 

Para que las diversidades pasen de ser un obstáculo a un valor, en las organizaciones, hay que ocuparse de la gestión de la diversidad. Para ser competitivos hay que enfocar los hechos de manera diferente y elegir caminos alternativos. Y para obtener esta mezcla única y original de valores, se debe, como siempre, comenzar por las personas. Cultivar la diversidad y, sobre todo, gestionarla, hoy ya es un factor de éxito fundamental. 

La gestión de la diversidad representa el conjunto de estrategias implementadas por una organización con el fin de cambiar sus características, a través del reclutamiento, la inclusión y la promoción de personas que expresan las múltiples diferencias presentes en la sociedad. 

Promover la diversidad es una forma de crear un entorno capaz de aumentar la competitividad, la productividad y las ganancias, vinculando los resultados de la organización con los temas de justicia social e inclusión. Afortunadamente, muchas empresas van entendiendo que, además del valor monetario, existe un valor reputacional estratégico que cuidar. En este sentido, las buenas prácticas inclusivas y de gestión de la diversidad no solo son importantes desde un punto de vista ético y productivo, sino que también tienen un impacto significativo en la adquisición y retención de talentos. 

Varias investigaciones y encuestas, incluidas las de PwC y Glassdoor, confirman que las políticas de gestión de la diversidad son un elemento importante para que los candidatos decidan si aceptan una oferta de trabajo o no.

Modelos de actuación

Algunas empresas tratan ciertos temas solo para mejorar su imagen. En estos casos, es raro que las políticas sean efectivas. Luego están aquellas que se autorregulan con cuotas de género, etnia y demás. Otro enfoque es eliminar toda clase de barreras para maximizar el rendimiento de todos los empleados. En este caso, los sistemas de gestión deben crear un entorno de trabajo en el que todos se sientan cómodos, seguros e incluidos. Y es esencial que los empleados sean tratados como individuos y no como parte de grupos específicos, para no crear complejos y creación de guetos. Finalmente, existe la posibilidad de crear una cultura corporativa basada en el conocimiento, la tolerancia y la promoción de la diversidad. No es fácil, porque todos los empleados deben trabajar el autoliderazgo mucho más allá del entorno laboral.

Entrenar la sensibilidad

Muchas empresas deciden hacer formación sobre la diversidad. Pero a menudo se trata trainings formales, basados sobre todo en la reducción de los prejuicios, algo positivo pero que no produce grandes resultados prácticos realmente. Algunos investigadores universitarios han realizado estudios sobre estudiantes universitarios e identificaron una mejor opción en el llamado entrenamiento de la sensibilidad. Este método enseña cómo estar más atentos a los demás y más sensibles a las dinámicas de grupo. Se trabaja la perspectiva, en el sentido de que se pide a los empleados que se pongan en la piel de otras personas consideradas diferentes. Y también se trabaja en los objetivos: por ejemplo, se les pide que se propongan el objetivo de abordar comentarios inapropiados sobre algún grupo minoritario. Los investigadores verificaron que los efectos de trabajar en la perspectiva seguían siendo efectivos ocho meses después de que se completara el estudio. Mientras que el trabajo sobre los objetivos condujo a comportamientos y actitudes a favor de la diversidad. Cuando se utiliza este método en la empresa, es esencial involucrar a todos los empleados y es útil que también los ejecutivos reciban una capacitación específica. Esto es nuevo para muchos y es por esto que la figura profesional del manager de la diversidad debería empezar a ser considerada también en nuestro país, por lo menos en las grandes organizaciones. 

La inclusión es un movimiento que acompaña a la organización, entendida como una comunidad de personas. No se puede pensar en organizar la vida en la empresa como se hacía hace 20 años. El mundo evoluciona y los nuevos problemas no se solucionan con viejos remedios. Debemos ser conscientes de que ya somos una sociedad multicultural, de que nuestros hijos ya estudian junto a niños y niñas de diferentes culturas y grupos étnicos. La persona debe ser considerada en su singularidad y capacidad para contribuir al mundo organizativo en el que vive. Este es el valor de la diversidad que hay que aprovechar.