Más allá de simplificar la vida de muchas personas, las nuevas tecnologías también son motivo preocupación. En España, por ejemplo, el 40 % de los trabajadores teme que su empleo pueda desaparecer en los próximos cinco años debido a la automatización o la inteligencia artificial, y según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) un 22 % de ellos corre verdadero el riesgo de ser reemplazado por una máquina.

Ahora bien, el informe de la OCDE reconoce que aunque la automatización podría causar una merma en el nivel de empleo, haciendo desaparecer algunos puestos manuales, también surgirán necesidades de puestos técnicos, generando empleos que aún no conocemos.

En medio de este panorama, la formación en las llamadas habilidades blandas (soft skills) se ha convertido en el aspecto clave y diferenciador en los procesos de selección laborales, para mantener la competitividad y la relevancia dentro de una empresa.

¿Qué es lo que hace tan relevantes a estas competencias? Se trata de habilidades que no caducan con el tiempo, y que se podrán utilizar a lo largo de toda la vida profesional, independientemente del sector en el que se trabaje; habilidades que pueden mejorarse a través de la formación y que tienen efectos concretos claramente visibles en la productividad de las empresas que cuenten con profesionales que las dominen. 

De acuerdo con el informe “Tendencias en el entorno laboral 2020: las habilidades del futuro”, diez son las soft skills que marcarán la diferencia en el nuevo año:

• Capacidad de concentración: Superar las distracciones y mejorar la gestión del tiempo de los empleados.

• Creatividad: Aportar un toque creativo, original y diferencial en cada acción que realizamos.

• Conciencia de las diferentes culturas: Saber trabajar de una manera eficiente con compañeros de nacionalidades, orígenes y circunstancias distintas. 

• Dotes de comunicación: Saber destacar los puntos fuertes de cualquier campaña o actividad que realizamos.

• Innovación: Aportar ideas nuevas, desarrolladas de una manera original y que supongan un avance con lo ya establecido.

• Inteligencia emocional: Don de gentes, empatía y dotes de comunicación.

• Liderazgo: Llevar a buen puerto cualquier proyecto o actividad que se lleva a cabo en una empresa.

• Mentalidad de desarrollo: Actitud de querer crecer y superarse constantemente.

• Pensamiento crítico: Tener la capacidad de analizar, entender y evaluar cada campaña, con sus diferentes fases y resultados.

• Storytelling: Contar una historia de una forma atractiva, que capture la atención del público.

 

Extracto del artículo publicado por el diario El País, de España. 

———————-

Estudia a tu tiempo y a tu manera

En UTH Florida University hemos diseñado un portafolio de programas online que te permitirán desarrollar los conocimientos y competencias necesarias para alcanzar el éxito profesional. ¡No esperes más! Contacta a nuestros consejeros y da el siguiente paso en tu crecimiento profesional.

Aplica ahora