En pocas palabras, el despido silencioso es cuando tus jefes te tratan mal intencionalmente para que eventualmente decidas renunciar a tu trabajo. Es como alguien que quiere romper contigo, pero no tiene el valor de hacerlo y se comporta mal para que lo dejes.

Si alguna vez has sentido que tu jefe no te está dando más remedio que renunciar a tu trabajo para avanzar en tu carrera, es posible que estén esperando a que decidas irte. 

Un jefe puede enviar señales sutiles y obvias de que un empleado no tiene un futuro en una empresa y que su mejor opción sería buscar en otro lugar.

Te contamos algunas señales de que estás siendo “despedido” de tu trabajo:

Tu jefe evita las conversaciones que tanto necesitas.

La responsabilidad de tu jefe es asegurarse de que tú y tus compañeros sean felices, exitosos y prósperos y siempre hacer lo posible por eliminar o disminuir los obstáculos en su camino.

Pero si no se está tomando el tiempo para entender tu trabajo o las dificultades que tienes y evita tener estas conversaciones seguramente es porque no está contento con tu desempeño, puede ser porque no cree en ti o porque es un lugar que no apoya a los gerentes para poder cuidar a su equipo.

Tu jefe asigna las oportunidades que querías a otros miembros del equipo.

A veces nos esforzamos mucho en nuestro trabajo para lograr resaltar entre los demás y que nos reconozcan ese esfuerzo, si eres honesto contigo mismo y de verdad crees que estás haciendo todo bien y le dan ese reconocimiento a alguien más, hay dos opciones o realmente no te estas esforzando lo suficiente o puede ser porque tu jefe no te quiera en ese puesto o tarea.

Tu jefe no puede aclarar por qué tus compañeros de trabajo están recibiendo aumentos y promociones mientras tú no lo estás.

Si ves que todos están creciendo en la empresa y a ti no te dan ningún ascenso a pesar de que estás trabajando tan duro como tus compañeros, tal vez debas preguntar que estás haciendo mal para no merecer lo mismo, pero si no te dan una respuesta valida puedes ir pensando en que tal vez no es el lugar para ti o que no te quieren ahí.

Sus expectativas de trabajo o la carga de trabajo cambian sin ninguna aportación de su parte.

Si tu jefe decide cambiarte de puesto a uno más alto o con las responsabilidades sin negociar nuevos términos, horarios o salario es básicamente porque te están diciendo tienes que aceptar, así como es o simplemente debes irte si no te gusta.

Cabe rescatar que siempre hay dos lados de la historia, por eso siempre debes recurrir a tus jefes primero y discutir las situaciones que te incomodan o que no te hacen sentir recibido, sin en última instancia ya no te dan solución debes considerar si no es el lugar para ti.

Primero debes diagnosticar la situación e identificar si el cambio de comportamiento de tu gerente realmente se debe a que te despiden en silencio o si talvez podrías estar interpretando cada una de sus acciones con la fatalidad.