Sin duda la invasión de Rusia a Ucrania ha tenido al mundo en preocupación. Las vidas de los habitantes, la tierra, las exportaciones e importaciones, sanciones, respuestas, todo está en la mira. Sobre todo, los mercados de valores e inversiones.

Estudios afirman que hay predicciones positivas a largo plazo.

¿Cómo afectan estas tensiones geopolíticas al mercado de valores?

Desde hace varias semanas, los eventos en la frontera entre Rusia y Ucrania, han estado tomando giros preocupantes. De hecho, la crisis política inició hace 8 años, durante el derrocamiento del presidente ucraniano pro-ruso, Viktor Yanukovich.
La primera acción fue la invasión de Rusia y el posterior anexo de la península de Crimea de Ucrania en febrero a marzo de 2014. En respuesta, las acciones globales apenas reaccionaron, mientras que la realidad fue que las acciones ucranianas subieron.

A pesar de la ansiedad que desencadenan las tensiones geopolíticas, un aumento en las acciones refleja que las inversiones, rara vez son el producto de la intuición. Los mercados bursátiles no solo reaccionan a las noticias; tratan de anticiparlo y a menudo hacen malabares con múltiples posibles consideraciones.

Estas acciones pueden conducir a un fenómeno bastante curioso en el que los mercados de valores se desempeñan bien en los momentos aparentemente más inapropiados.

Por ejemplo;

Las acciones mundiales subieron durante la fase de combate de la primera y la segunda Guerra del Golfo. Las acciones del Reino Unido tuvieron un buen desempeño durante la Guerra de las Malvinas. Durante los 13 días de la crisis de los misiles cubanos, cuando el mundo estuvo muy cerca del despliegue generalizado de armas de destrucción masiva, las acciones apenas se movieron.

Este sorprendente comportamiento se ha encasillado en la frase:
“comprar al son de los disparos” -Nathan Rothschild-

Se trata de la oportunidad de comprar en un momento en que la incertidumbre está en su punto más alto y las acciones se encuentran reflejando esa ansiedad.

¿Qué impacto tiene la crisis de Ucrania en los mercados financieros?

Las acciones tomadas por Rusia son alarmantes y decepcionantes, ya que no se ha negociado una desescalada, y que, en las últimas 24 horas, Rusia ha invadido Ucrania, ambos factores contribuyen al reciente débil desempeño de los principales mercados bursátiles occidentales.

Sin embargo, el factor más importante ha sido el aumento de la inflación.
La alta inflación y la agresión rusa no son totalmente independientes entre sí. La posibilidad de una disputa con Rusia para interrumpir el suministro de energía se ha reflejado en los precios de los productos energéticos, que a su vez impulsan la inflación.

Se sabe que la inflación es generalmente alta en Europa, por lo tanto, es probable que el presidente Vladimir Putin crea que esto reducirá la disposición de los gobiernos europeos a tomar represalias con sanciones firmes.

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo?

La respuesta de los gobiernos europeos y estadounidense ha sido mínima, hasta ahora. Conforme todo se vaya desarrollando, habrá un margen para que la ansiedad crezca.

Los precios del petróleo han aumentado bruscamente en las últimas semanas en anticipación a una posible acción militar.

A este punto, nadie puede estar seguro de hasta qué punto Rusia quiere llevar esta situación. Por lo que esta incertidumbre crea desafíos en las estrategias de inversión.

La experiencia ha demostrado que desinvertir en momentos débiles, como ahora, no es prudente. El hecho de que las acciones hayan descendido recientemente desde sus máximos históricos, es una prueba más de la capacidad que tienen los mercados bursátiles para superar episodios de estrés y ansiedad.

El entorno de crecimiento económico para 2022 sigue siendo positivo, impulsado por el aumento de la actividad económica y el fuerte crecimiento del empleo, particularmente en los Estados Unidos. Un nuevo aumento en el precio del petróleo no debería ser suficiente para compensar esa fortaleza.

La volatilidad del mercado de valores se mantendrá, pero más allá de eso, las perspectivas para las acciones son positivas.