Los centennials y millennials ven las llamadas telefónicas como algo invasivo. Te contamos por qué.

Es probable que muchos niños no conozcan de dónde proviene el símbolo del teléfono. Recuerdan aquellos que había que marcar con el dedo, o los celulares con antenas. Pues ya quedó en el olvido la comunicación con respuesta inmediata.

Pareciera irónico que las generaciones más jóvenes pasen pegadas a sus celulares 24/7 y no les guste hablar por teléfono. Usan sus dispositivos para todo excepto para lo que fue creado, hablar.

Miedo, ansiedad, rechazo… Todo eso sienten los jóvenes cuando suena el teléfono. Esas sensaciones aumentan aún más si en la pantalla se refleja un número desconocido.

Todas las conversaciones las manejan en WhatsApp y si necesitan enviar un mensaje más específico, o si simplemente quieren ahorrar tiempo, existen las notas de voz. Para muchos, esto evita tener que llamar a otros, aunque tengan que esperar una respuesta inmediata.

Según datos de una encuesta publicada en bankmycell.com, estas son las razones por las que las generaciones más jóvenes evitan las llamadas:

Tres de cada cuatro jóvenes las evitan porque consumen mucho tiempo y más del 80% siente ansiedad antes de llamar a alguien.

Los centennials y millennials ven las llamadas telefónicas como algo invasivo. Y  llamar sin avisar es una alerta de que algo anda mal.

Estas nuevas costumbres tienen un lado positivo: cuando se escribe un mensaje o se envía una nota de voz, tienes tiempo para ordenar tus pensamientos y elegir muy bien lo que vas a decir. ¿Habías notado este comportamiento en los más jóvenes?

¿Eres parte de esta costumbre?

Te leemos en los comentarios.