Usualmente diríamos que debemos evitar el fracaso a todo costa y que el éxito es la única opción pero no siempre todo debe ser blanco y  negro.

El pensar siempre que debe ser todo o nada puede afectar nuestro  desempeño. Empezamos a disfrutar menos el éxito que tenemos vemos con superioridad y evitamos el fracaso.  Dejas de ver el camino porque solo importa llegar como sea al objetivo final.

1. Perfeccionismo

Cuando evitamos fracasar a toda costa es normal prestar extra atención a cada detalle y obsesionarse, porque a veces creemos que el mínimo error  nos puede costar todo. Pero este comportamiento no es sano, al contrario no puede llevar a cometer más errores por presionarnos tanto. El trabajo podría volverse poco saludable si nos obsesionamos .

En el momento en el que aprendes a abrazar el fracaso va a ser más sencillo no obsesionarte con todo y vas a aprender a confiar más en los demás, lo que hará  que tu equipo sea mucho más proactivo y receptivo.

2. Experimentación

Si puedes dejar de lado tu miedo al fracaso vas a llegar a hacer experimentos con nuevas ideas que ninguno de tus competidores podría tener. Nos ayudara también a tomar decisiones con respaldos según los resultados de las pruebas que hagamos. 

3. Culpar a la cultura.

Examinar el fracaso es un trabajo difícil, ya sea tuyo o del de tu equipo. La cultura de la culpa consiste en que cuando algo sale mal no se investiga cómo distintos elementos de la organización han contribuido al fiasco sino que se intenta salir del paso localizando a un culpable, quien personifica todo lo que ha salido mal.

4. Autodescubrimiento

Cuando aceptamos el fracaso y analizamos la situaciones podremos descubrir donde y que salió mal y nos ayudara a tomar mejores decisiones en el futuro y evitar repetir los mismos errores.

5. Mentalidad de crecimiento

Los líderes que abrazan el fracaso tienen más probabilidades de operar con una mentalidad de crecimiento. Seguirán cometiendo errores pero van a poder manejarlos y contenerlos de una mejor forma. Así que cada vez que se cometa un error se lograra ganar ideas valiosas que te ayuden a crecer. 

Conclusión

Aceptar el fracaso no significa que seamos mediocres. Sino que nos ayuda a aprender e innovar a partir de cada error que se cometa.