En el 2017, durante la graduación en una escuela secundaria el Presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, John Roberts, sorprendió a todos cuando le deseó a los estudiantes que tuvieran “mala suerte”, para que así aprendieran muchas cosas en la vida.

“Espero que los traten injustamente para que conozcan el valor de la justicia. Espero que sufran la traición porque eso les enseñará la importancia de la lealtad. Siento decirlo, pero espero que ustedes se sientan solos de vez en cuando para que no subestimen a los amigos”, dijo el juez en su recordado discurso.

Con frecuencia escuchamos decir que se aprende más del fracaso que del éxito, pero quizá esa creencia popular no sea del todo cierta. Lauren Eskreis-Winkler y Ayelet Fishbach, de la Booth School de la Universidad de Chicago, encontraron en una investigación que, a menudo, el fracaso trunca el aprendizaje.

“Cuando las personas fallan, se sienten amenazadas y desconectadas. Muchas experiencias negativas llaman la atención. Sin embargo, cuando se trata de fallas personales, miran hacia otro lado para proteger sus egos y, como resultado, no aprenden, a menos que estén muy motivadas”, explicó Eskreis-Winkler.

En el estudio, les dieron a los sujetos una prueba difícil, en la que les pidieron elegir entre dos posibles respuestas para varias preguntas. La mitad recibió comentarios sobre lo que habían acertado (comentarios de éxito) y los demás sobre lo que habían fallado (comentarios de fracaso).

Aunque todos recibieron información completa sobre las respuestas correctas, en las pruebas de seguimiento quienes recibieron comentarios exitosos respondieron con precisión las mismas preguntas, pero los que recibieron comentarios de fracaso habían aprendido mucho menos, o nada.

“Las personas tienden a ignorar el fracaso cuando es seguro hacerlo, pero cuando las fallas son tan grandes que no se pueden ignorar con seguridad, sintonizan y aprenden. Hay un fenómeno en psicología llamado ‘aprendizaje de aversión’. Por ejemplo, las ratas de laboratorio que prueban el veneno, reciben descargas o experimentan otras “fallas” dolorosas aprenden de las experiencias. Hay un umbral por encima del cual aprendemos del fracaso, pero muchos fracasos cotidianos no pasan desapercibidos”, afirma la experta.

¿Dónde está ese umbral? Depende. “Está en algún lugar entre equivocarse en una pregunta de opción múltiple y probar el veneno”. En los estudios de seguimiento, las investigadoras de la Universidad de Chicago probaron si un gran incentivo adicional o hacer la prueba más social ayudaría a las personas a aprender del fracaso; sin embargo, ninguno de los cambios afectó los resultados.

“Las personas miran hacia otro lado para proteger sus egos y, como resultado, no aprenden”, insistió Eskreis-Winkler.

Aunque en el estudio, el promedio de la gente aprendió menos del fracaso que del éxito, esto no es cierto para cada individuo. Algunos participantes prestaron atención al fracaso y aprendieron mucho de él. Investigaciones previas de Ayelet muestran que el efecto puede depender de la experiencia, pues los expertos responden mejor al fracaso que los novatos.

“Cuando las personas tienen muchos éxitos bajo sus cinturones, un desastre se siente menos amenazante”, resaltó la investigadora.

¿Deben los gerentes poner a los empleados en situaciones donde fallan con menos frecuencia o ayudarles a cambiar su mentalidad para que siempre puedan aprender del fracaso?

“Si necesitas resultados inmediatos, busca victorias fáciles. La gente presta atención y aprende del éxito. Considera llamar la atención de tus empleados sobre lo que ya están haciendo bien y reforzarlo, u ofrezca retroalimentación de manera que desarrolle el ego en lugar de descomponerlo”, respondió Eskreis-Winkler.

“Si no tienes prisa, puedes hacer cambios sistemáticos: puedes cambiar la mentalidad de las personas, alterar su cultura organizacional o replantear la naturaleza del desafío en sí para ayudarles a sintonizarse y aprender del fracaso”, concluyó.

Extracto del artículo publicado en la edición de Harvard Business Review mayo-junio 2020.

——————

Sigue creciendo – Título 100% online

UTH Florida University ha diseñados un amplio portafolio de Licenciaturas y Maestrías impartidas 100% en línea, en español y a precios módicos para que puedas cumplir tu sueño de obtener un título de Estados Unidos.

Ver programas