¿Crees que porque tu empresa es pequeña no está en la mira de los ciberdelincuentes? ¿Piensas que tus datos no corren peligro? Sin ánimo de asustarte, podrías estar muy equivocado.

Desde hace varios años -y más aún este 2020- las pymes se han sumado a la digitalización, empleando una serie de opciones o soluciones digitales que traen consigo nuevos problemas de seguridad.

La tercera parte de las pymes del mundo hoy tienen servicios como el registro de sus ventas e inventarios o la gestión de sus clientes y hasta el correo electrónico en aplicaciones que están basadas en la nube, lo cual indica que muchos de sus datos están “en movimiento”.

Y aunque la nube representa muchas ventajas para los emprendedores, descuidar la seguridad informática al usar estos servicios puede afectar un sector muy sensible de tu empresa: el económico.

Un estudio de la empresa global de seguridad cibernética Kaspersky Lab reveló que, a nivel mundial, el costo promedio para las pymes de una violación de datos ascendió a los US$120.000 dólares. El informe asegura que 2 de cada 3 de los incidentes de ciberseguridad más costosos que afectaron a las pymes se relacionaron con los servicios de alguna nube operada por terceros.

Por su parte, otro estudio de la empresa Symantec señala que más de 70 millones de registros fueron robados o divulgados debido a problemas en la nube durante 2018.

En todo este panorama, cada vez más empresas se ven obligadas a invertir más recursos y tiempo en la ciberseguridad, dedicando en promedio un tercio de todo su presupuesto destinado a tecnologías de la información, además de contratar o acercarse a expertos para que los asesoren en el tema.

De acuerdo con el Índice de Transformación Digital elaborado por la compañía Dell Technologies, ejecutivos de diferentes países señalan que sus inversiones en tecnología más importantes durante los próximos tres años serán en: Internet de las Cosas, ambientes de multi cloud (servicios en la nube) y ciberseguridad.

La “buena” noticia es que, para las pymes, los servicios de seguridad informática que requieren son muy básicos, pero importantes: como administradores de passwords o algunos antivirus, además de manejar sistemas de alerta para servicios como su correo electrónico o del banco.

Sin embargo, ninguna inversión en seguridad funcionará si no se toman algunas precauciones básicas que, a pesar de que suenan muy simples, pocos la siguen:

Instala todas las actualizaciones de tus dispositivos

¿Te da pereza bajar la actualización de Windows o de tu celular? Pues es como si alguien te dijera que descubrieron que un tercero tiene las llaves de tu casa y tú te niegas a cambiar la cerradura. Una parte importante de las actualizaciones de los dispositivos que usas todos los días consiste en mejoras en temas de seguridad. Así que más vale invertir unos minutos en tener al día el software de tu laptop, tu celular o cualquier otro dispositivo o aplicación que uses para trabajar.

No abras correos o documentos sospechosos o de remitentes desconocidos

Cuando abres un archivo sospechoso, es probable que estés instalando algún malware en tu dispositivo o hasta en tu red, lo cual pone en riesgo los datos de tu empresa y los personales de quienes colaboran contigo. Si te llega un correo de remitente sospechoso (publicidad, en un idioma “extraño”, de algún banco en el que no tienes cuenta, etc.) bórralo de inmediato. Para facilitar esta tarea, activa la función de “correo no deseado” en el administrador de tu mail.

Analiza las memorias portátiles al conectarlas a las computadoras

También deshabilita el “autorun” al acoplar al equipo dispositivos externos como USB o DVD. Muchas veces, los ciberataques son menos sofisticados que lo que se piensa: basta con que coloques en tu computadora un USB para que corra en ella algún virus. Por eso siempre debes analizar cualquier dispositivo externo antes de usarlo o, de preferencia, evitar su uso. Si necesitas intercambiar archivos, es mejor hacerlo mediante herramientas como Google Drive, OneDrive.

Realiza respaldos de tu información periódicamente

Ya sea en dispositivos externos como discos duros o en la nube, siempre ten un respaldo de tu información. Contrata espacio en la nube y servicios de back-up que ofrecen empresa como Google o Apple para sus dispositivos.

Mantén la discreción y pon al día a tus colaboradores

Estar actualizados en seguridad informática es básico en estos días. Pero también hay que ser discretos y cuidados con la información. La mayoría de los robos de información no inician mediante la red, ¡sino por teléfono! Si llama alguien para solicitarte datos a ti o a tus colaboradores diciendo, por ejemplo, que es de un banco o de tu empresa de Internet, no compartas nada parecido a contraseñas o fechas de nacimiento.

Extracto del artículo publicado por la revista digital Entrepreneur.com 

——————–

Maestría en Ciberseguridad

Nuestra nueva maestría integra los conceptos, prácticas y procedimientos en los campos de seguridad informática y telecomunicaciones considerando los riesgos operacionales presentes en estas áreas. Al completar este programa los estudiantes poseerán herramientas, metodologías y habilidades necesarias para identificar problemas y los recursos para desarrollar, definir e implementar estrategias, políticas y las pautas relacionadas a la ciberseguridad de cualquier empresa.

Más información