Aunque trabajar de forma remota ya era una realidad para miles de profesionales en todo el mundo, la pandemia del covid-19 le dio el empujón que faltaba para que el teletrabajo terminara de afianzarse.

El trabajo remoto resulta tan común en esta nueva realidad, que en varios países cientos de empleados y empresas han comenzado a mezclar sus jornadas laborales con momentos de ocio y esparcimiento en sitios vacacionales, en una tendencia llamada “workation”.

El término se origina por la combinación de las palabras inglesas “work” y “vacation” (trabajo y vacaciones), y hace referencia a un periodo laboral en el que una persona se puede tomar unos días para desempeñar sus tareas desde una locación usualmente utilizada para vacacionar.

“Se propone que los empleados busquen lugares idílicos en sitios especiales (con vistas al mar, a la montaña o en contacto con la naturaleza), en los que puedan trabajar alejado del bullicio y el riesgo de contagiarse”, explica un artículo de la revista Estrategia & Negocios.

Esta tendencia no solo está ayudando a los trabajadores a evitar el “burnout” del trabajo remoto, sino que también está avivando negocios del sector turismo que han sido fuertemente golpeados por la pandemia del coronavirus. De hecho, el CEO de Booking, Glenn Fogel, anticipó un boom de alquileres de corta estancia por el “workation”.

“Desde que la gente ha comenzado a trabajar fuera de la oficina, y ha descubierto las comodidades de trabajar desde casa, se darán cuenta que también lo podrán hacer desde una casa en las montañas o junto a un lago”, aseguró.

Para algunos estudiosos del tema, entre los beneficios del workation está el de servir como una oportunidad de relajación para los profesionales y ayudar al aumento de su productividad. Otros, por el contrario, hablan de algunos perjuicios que podría tener para la salud mental y física de los trabajadores.

“Cuando estamos trabajando ponemos nuestro cerebro en un estado de concentración y de resolución de problemas en el que aplicamos una responsabilidad. Ese estado se consigue porque tenemos señales en el espacio que nos rodea que las asumimos como relacionadas con el trabajo”, explicó la psicóloga Elena Montero, a la revista digital Hipertextual.

“Cuando estamos de vacaciones todos los estímulos y las señales nos indican lo contrario. Podemos relajarnos, estamos en un espacio de comodidad en el que no importan tanto los errores, en el que podemos estar en un nivel más emocional y menos racional. Sin embargo, cuando unimos los dos no dejamos que la mente se coloque en ninguno de los dos puntos. Estamos en un estado intermedio”, añadió.

Para la psicóloga, la solución sería tener una jornada laboral más sana y cambiar el concepto de trabajo, de manera que también nos ilusione y no nos genere tanta presión.

Y siempre sin olvidarnos del espacio de las vacaciones. “El sentido de las vacaciones en sí mismo es importante y debería de tener un espacio propio y limpio del trabajo. A la vez que el trabajo debería dejarnos un espacio para hacer cosas que nos gustan una vez que acabamos la jornada laboral”, concluyó.

—————————

Maestría en Administración de Recursos Humanos

Te brinda las herramientas y capacidades profesionales reforzadas que te permiten desarrollar una carrera exitosa en el campo de administración del recurso humano en cualquier empresa.

Más información