Las marcas tienen la responsabilidad de anticiparse a los cambios frenéticos de los consumidores que siempre buscan algo nuevo.

Las tendencias de consumo son la brújula que marca el ritmo de las marcas. 

Te contamos más acerca las tendencias de los consumidores y cómo están afectando a las marcas en un informe que desglosa las marcas que se convertirán en gastadores clave en los próximos años.

1.Pensamiento dominante “yo”

El 64% de los jóvenes de la Generación Z están convencidos de que los consumidores han puesto los intereses de la sociedad por encima de sus propios intereses en los últimos años. Creen que han perdido dos años de su vida por la pandemia del coronavirus. Con ese fin, y para recuperar el tiempo perdido, los consumidores acogerán con entusiasmo una nueva ola de actividad en los próximos años que exige productos y servicios personalizados de las marcas.

2. Dar poder al pueblo

Los consumidores quieren poder asumir un papel más activo y quieren trabajar con las marcas para cambiar la iluminación. Por ejemplo, los consumidores creen que las empresas directas al consumidor tienen una relación mucho mejor con sus clientes que las empresas tradicionales, por otro lado los consumidores perciben el marketing de influencers como particularmente orientado al cliente.

Por lo tanto, parece obvio que las marcas que están inexorablemente obligadas a escuchar, responder e innovar deberían esforzarse por crear modelos en los que los consumidores puedan ayudar activamente a impulsar el cambio. 

3. La gran extenuación

Los consumidores asocian una crisis tras otra. Las pandemias, la guerra en Ucrania, la crisis energética y el cambio climático han pasado factura. Además, los consumidores se sienten cansados ​​y abrumados. 

Con la crisis que viene de todas las direcciones, los consumidores quieren concentrarse en lo que realmente importa y muestran un mayor interés en iniciativas filantrópicas y proyectos centrados en la comunidad. Los consumidores quieren recuperar el control de sus vidas y buscan apoyo en las marcas.

4.Cambiar de global a local

En un entorno agobiado por la incertidumbre global, los consumidores vuelven a recurrir a las fuentes locales. El creciente compromiso de los consumidores con las empresas locales es un vestigio de la pandemia, pero también una prueba de que su comportamiento ha cambiado a largo plazo. 

Al comprar productos regionales, los consumidores se protegen económica, ecológica y psicológicamente, al mismo tiempo que sienten que están retribuyendo a las comunidades en las que viven.

5. Consumo consciente

En el desafiante clima económico actual, los consumidores quieren tomar decisiones financieras informadas sin comprometer su calidad de vida. Por este motivo, factores como la flexibilidad, la durabilidad y la sostenibilidad son cada vez más importantes en términos de valor para el consumidor.

Las personas no solo quieren comprar menos, quieren artículos más duraderos y atemporales que puedan usarse en múltiples situaciones.